Trencito de los Andes ha cumplido su ciclo de vida. Sus frutos están a disposición de todos aquellos que decidan dar un paso adelante dentro de lo que se llama música andina. En realidad ese paso es un avance muy considerable, un salto cualitativo hacia metas nunca alcanzadas anteriormente. Pero una vez que ya lo han seguido, el grupo encuentra acabado ese camino y debe buscar otros horizontes
Y es aquí donde nace Il Laboratorio delle Uova Quadre. Como hermano menor de Trencito es poseedor de los valores que han marcado su trayectoria, y tiene un nuevo ímpetu para llegar mas lejos.
Se proponen tener un contacto mas cercano con todos los interesados a esta música. Quieren mostrarse al publico en el mejor ambiente y con las mejoras atenciones posibles. Eligen pequeños escenarios donde se puede apreciar mejor la calidad que atesoran, evitan todos aquellos elementos que desgraciadamente acompañan estas manifestaciones, y exigen el mismo respeto por su trabajo como el que ellos ofrecen al publico. Una exigencia de la que se aprovechan todos los que se acercan a escucharlos. Nadie se extraña que durante una opera no se pueda beber, no se puedan hacer fotografías, no haya elementos que distorsionen el hecho cultural en si, entonces ¿por qué debería ser distinto en un concierto de música andina? Los que no opinan así, desprecian por desconocimiento todo lo que puede ofrecer
El concierto de la Basílica del Pi es sin duda lo mejor que he escuchado hasta ahora. Tras una pequeña introducción donde aclaran lo que van a mostrar, Il Laboratorio comienza. Las voces e instrumentos despiertan sentimientos, los hacen vibrar y crecer. Las distintas partes en que dividen el concierto, Norte de Argentina, Potosí e Imbabura, con sus distintos matices, nos muestran que el arte nace entre aquellos que estudian y trabajan, que arriesgan y se atreven donde a otros les falta valor. El arte es creación, dirigido al espíritu, a lo mejor que cada uno lleva dentro. Y esa noche allí hubo arte, mucho

De izquierda a derecha: una admiradora, Laura, Maldi, Raffaele, Daniela, admiradora, Felice